¿Entrar al parto?

Escrito por  Jueves, 21 Junio 2012 14:11
Valora este artículo
(0 votos)




Es posible que hayas tomado tu decisión, pero si estás en el grupo de los indecisos, te damos información que podrá ayudarte a saber qué hacer.



Cada vez es mayor la cantidad de padres que deciden acompañar a la mujer a vivir la experiencia de traer a su bebé al mundo. Es un hecho concreto que la embarazada siente un enorme apoyo emocional apoyo cuando la pareja está a su lado, ayudándola o solamente tomándole la mano. Hay varias cosas que debes considerar.



¿Te lo vas a perder?



Como en esos grandes partidos deportivos, que incluyen grandes emociones, el proceso del parto demandará de ti cierto control ante lo que puedas ver.



Debes saber si eres el tipo de persona que maneja bien la presencia de sangre, si puedes estar en medio de médicos, enfermeras y personal de apoyo, que se moverá de manera natural, sin prestarte mucha atención. Pero, la gran pregunta es: ¿Te perderás este gran momento? Sé sincero contigo mismo, háblalo con tu pareja, ella mejor que nadie comprenderá cualquier decisión que tomes. Recuerda: ella te conoce bien.



Control y paciencia



Cada parto es una historia distinta, por eso, debes estar preparado para dejarte guiar por los acontecimientos.
Es posible que tengas que esperar, tener mucha paciencia. En la sala de partos tendrás que respirar hondo y relajarte: nada hay más elástico que el tiempo de duración de un parto.


Aunque todo vaya bien, puede resultar más largo de lo que esperabas. De hecho, el promedio del primer parto está entre 8 y 12 horas. Claro que también puede suceder lo contrario, a veces  la expulsión es rapidísima y antes de que te des cuenta todo habrá pasado en la faena, pocos padres se dan cuenta de cómo pasan los minutos.

Un equipo



Los protagonistas son la mamá, tu hijo y tú. Pero también las enfermeras, ginecólogos, anestesistas. A lo mejor alguno de ellos te resulta antipático, demasiado frío o insensible. Recuerda que nadie es perfecto y lo que para ti es tan emocionante, quizá sea rutinario para los ‘habituales’ de la sala de partos.
Hasta la persona que mejor conoces y a la que quieres ayudar, tu mujer, puede tener alguna reacción inesperada: mostrarse irritable, agresiva, incluso insultarte.


El bebé nacerá lleno de grasa, con algo de sangre, su presencia puede ser algo impresionante para ti. Esa es una de las razones por las que tu sitio en la sala de partos esta junto a la cabecera de la cama y no en la zona sur, en la mitad de todo.



¿Qué hago yo ahí?



La emoción será grande, podrás luego contar las cosas que te impresionaron mucho, pero nada igualará a la emoción de presenciar  el mejor partido del mundo, en el que la victoria será ese precioso hijo. Ni hablar de poder vivir de la mano de tu mujer este inolvidable momento. Ella nunca lo olvidará.

Leído 1010 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

1 comentario

  • Ruth Aida Martes, 26 Junio 2012 04:44 publicado por Ruth Aida

    Vaya mi amigo, para que se prepare desde ya!!


Grupo en Facebook

COMPARTE TUS TIPS

Ecards